Capdepera

El lugar ideal para divertirse, Capdepera

Capdepera es un municipio situado en el levante mallorquín con múltiples opciones vacacionales. Cuenta con 4 núcleos de población costeros: Cala Rajada, Cala Mesquida, Font de Sa Cala y Canyamel y un núcleo de población interior; Capdepera.

Aunque existen importantes restos de la época talayótica, tales como el establecimiento de “Claper des Gegants”, su historia comienza en el año 1300, cuando el rey Jaime II ordenó la fundación de la ciudad de Capdepera, que comenzó con la construcción de una iglesia rodeada de un muro, en cuyo interior están las casas de los “moradors” de la ciudad. Tanto la iglesia y la pared y sus torres se conservan en buen estado y son uno de los conjuntos históricos más importantes de la isla de Mallorca y, sobre todo en la región de Levante.

Poco a poco el pueblo se fue expandiendo fuera de las murallas y, en el siglo XIX, se estableció como un municipio independiente, específicamente en 1858, cuando definitivamente se independizó de los municipios vecinos. Poco a poco fue cambiando la vida y la economía de la sociedad gabellina. Cala Rajada pasó de ser un pequeño pueblo pesquero a convertirse en una localidad de veraneo cada vez más importante. A mediados del siglo XIX ya se había construido el faro en uno de los lugares más bellos de la ciudad, desde donde se puede ver todo el valle de Capdepera y, incluso, en días, claros Menorca. Cala Rajada poco a poco se convirtió en un lugar privilegiado donde se puede pasar el verano. De hecho, al principio del siglo XX algunos de los más ricos propietarios de la zona comenzaron en Cala Rajada y son de aquella época algunas construcciones como; el paseo de Colón o el Palacio de la familia March.

El municipio sorprende al visitante con la agradable sensación de quietud en el tiempo. Durante la época estival la oferta de ocio y entretenimiento se combina con playas limpias y aguas cristalinas. Hay que destacar las fiestas patronales en los meses de julio y agosto, al lado de la Muestra de la Llampuga, finales de septiembre, principios de octubre, fiesta gastronómica dedicada a éste pescado y a sus posibilidades. Reconocido prestigio tiene la celebración del mercado medieval en mayo, ya que tiene lugar en el marco incomparable de un auténtico castillo del siglo XIV que preside el casco viejo del pueblo de Capdepera. En el entorno se puede visitar diferentes restos arqueológicos de la era talayótica o bien conocer la Torre de Canyamel, de origen musulmán.

Así mismo, podemos disfrutar de la observación ornitológica de la zona húmeda del torrente de la misma localidad., sin olvidar las cuevas de Artà… El contraste entre mar y montaña ofrece como alternativa al bullicio de los meses estivales la posibilidad de disfrutar de unos paisajes privilegiados que invitan a todo tipo de actividades en plena naturaleza. Capdepera es un paraíso para los amantes del senderismo y encontramos una red de 22 rutas de diferente dificultad, adecuadas para principiantes, familias y para profesionales. Rutas que entrelazan mar, montaña, cultura, historia, patrimonio… para conocer los rincones más profundos de la península de Llevant, maravillosos lugares como el Parc de Llevant, la reserva marina o la Vía Verde. Y como no, el golf, tenis, atletismo, salir a navegar… son deportes donde en Capdepera, son fáciles de practicar.

El ambiente sosegado de un puerto marinero, las playas tranquilas, la fuerza de los bosques del entorno, convierten a Cala Rajada, Cala Gat, Capdepera, Canyamel, Cala Mesquida y Font de Sa Cala un lugar idóneo para visitar y divertirse.

Artículos relacionados

Todas las ventajas y ofertas